DE LA IMPORTANCIA DE LAS FAMILIAS

En nuestra Convocatoria Urgente se pensó mucho la implicación de las familias. No solo porque la Convocatoria estaba abierta a toda la Comunidad Educativa de los distintos centros que se quisieran acoger a la misma, o porque las familias podían ayudar para hacer el mail art en familia. También, porque el acto de llevar el trabajo a la estafeta de correos supone una implicación en sí misma. 
Me pongo como ejemplo: muchos de los trabajos presentados en la materia de Valores Éticos o de Historia d ela Filosofía, en los que el alumnado optaron por presentar obras con volumen necesariamente debían hacer el esfuerzo de dirigirse a la oficina de Correos y "negociar" el envío. No obstante, en nuestra Convocatoria hicimos un documento para que esto se resolviera (pincha aquí). 

(Pincha para ampliar)

E imagino más de un familiar (padre, madre, abuelo, abuela, tutor legal, etc.) intentando convencer de la necesidad del envío a los trabajadores de Correos (algo hicimos en la Oficina de Morón de la frontera al respecto para allanarles el camino). Pero además, y esto quería señalar aquí, algunas personas han entendido que desde el ámbito familiar y las AMPAS había que implicarse también. El caso más llamativo es el AMPA del Colegio Infantil Huerto Olivo (Loja, Granada), del que ya hemos hablado en dos ocasiones en este blog (pincha aquí y aquí). Pero queremos rendir un breve reconocimiento al siguiente trabajo de María del Carmen Rodríguez.

Ignoro si conocía qué era el mail art, pero si como muchos, desconocía este mundo, creo sinceramente que ha realizado un trabajo muy completo. El uso de materiales diversos (cuidando los detalles estéticos), de una mirada crítica y solidaria se complementa con un poema de Marisa Peña que profundiza en al perspectiva sobre la situación de los Refugiados de una manera directa y sincera.

(Pincha para ampliar)

(Pincha para ampliar)

El poema es el siguiente:
¡Qué suerte no ser una madre palestina,
ni una madre siria, ni una madre afgana,
ni una madre kurda,
ni una madre del cuerno de África!
Qué suerte no tener que sostener
la muerte de mi hijo en mis brazos…
ese pequeño cuerpo
que se ha muerto sin más,
de hambre, de sed,
desangrado,
atravesado, zas, por una bala!
¡Qué suerte no tener que abrazar a mi hijo muerto
mientras mis ojos se resecan, lentamente,
de dolor, de impotencia,
de rabia contenida!
¡Qué suerte no tener que sortear cada día
el rostro enjuto y oscuro de la Parca,
y regalarle, esconderle, ocultarle
los rostros malditos de mis hijos,
que han nacido donde nada importan,
donde nada valen, donde nada son…!
Qué suerte, me repito cada día, qué suerte,
mientras mis hijos, tranquilos, duermen su infancia merecida.


Esta obra de María del Carmen Rodríguez, al introducir el poema, publicado en el libro colectivo “Indignhadas“ de Unaria Ediciones, nos invita a pensar que hay un trabajo muy interesante y necesario detrás: hacer la obra, recortar y buscar las imágenes, criticar el papel de la ONU, preguntarse por los Derechos Humanos, decidir el poema, conocer la editorial, etc., nos hace pensar que el  trabajo ha sido muy concienzudo. Porque la elección del poema no ha sido causal, tampoco la editorial, como ellos mismos reconocen en su página oficial, apuestan por la literatura infantil, porque:


los poetas y los niños son ese faro que se necesita en medio de la tormenta, 
con ese espíritu de lucha y de inconformismo 

Creo que estos presupuestos de la editorial sirven para identificar las finalidades a las que aspiramos en la educación con esta Convocatoria que hemos puesto en marcha en. El mail art favorece que se logren dichas finalidades.


NOTAS.
Desconozco a María del Carmen Rodríguez. Todo lo que he escrito es pura deducción. Espero no haberme equivocado mucho.
Página de la editorial: http://www.unariaediciones.com/u/ 
Sobre Marisa Peña: Enredando Palabras

Comentarios

Entradas populares de este blog

DE LAS DIFICULTADES. LAS MANERAS DE SUPERARLAS: ALBATROS

FUENTES DE ANDALUCÍA: UN PUEBLO DE ACOGIDA EN LA CAMPIÑA SEVILLANA

TRABAJOS DE UN CENTRO MUY ESPECIAL: CEPER LA MEZQUITILLA