COMENTANDO OBRAS: UNA SUELA CON MUCHA HISTORIA

Desde Cádiz hemos recibido un envío excepcional. No solo por el elemento que se ha utilizado como soporte, dos suelas, sino por lo que cuenta la obra y por el modo que ha tenido de presentarla, que requería de nosotros una colaboración muy interesante para el tema de los REFUGIADOS. Os dejo, primero, con una primera imagen.

(Pincha para ampliar)

Como se puede apreciar, la obra nos indica desde su llegada, y respetando todas las condiciones del mail art (dirección, sellos, matasellos, y nuestra condición REFUGIADOS URGENTE) qué debemos hacer: cortar unas bridas. No todas, solamente las que se indican. El efecto, es que descubrimos su interior. El interior de la historia que contiene.

(Pincha para ampliar)

Se trata de una persona que ha tenido la experiencia de estar ayudando en un campo de refugiados; que se indigna porque los trámites para ayudar de nuevo, se alargan; que conoce y describe con fotos la vida de los refugiados; que se pregunta por la postura de Europa y por el papel de Grecia, etc. 
El elemento origen de su intervención tiene un poder metafórico único, pero yo me atrevo a pensar que el significado es literal. Imagino que esas suelas, son de una persona concreta, que han servido para llegar hasta esos campos de refugiados... Podemos recomponer su historia con muy poco de nuestra parte.
La otra cara de la suela que nos queda por ver, contiene nombres propios. Porque de eso trata todo: los refugiados, no son un colectivo, son personas con nombres y apellidos. Como estos:


Esta excepcional obra cuida todos los detalles y nos da una pista concreta: PACHAMAMA, ASOCIACIÓN SOLIDARIA PARA EL DESARROLLO, de Cádiz. Yo conozco un poco todo el proceso y a su autora, que aunque ha optado por el anonimato, con buen criterio, entiende que estos nombres reales, concretos, son más importantes que el suyo. Yo me ahorro, por tanto, descubrirlo, pero, gracias M. por tu participación y por tu compromiso.

Comentarios

  1. Una magnifica historia relatada muy bien por el remitente y didacticamente explicada por Antonio Martín. Una de esas historias que ponen los pelos de punta y que normalmente no se llegan a saber si alguien no la explica. En este caso somos afortunados porque el proceso ha permitido ver la magia del mail art para traspasar fronteras y hacer que el arte sirva para unir y construir un mundo mejor. Felicitaciones al cronista, felicitaciones al autor de la obra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

FUENTES DE ANDALUCÍA: UN PUEBLO DE ACOGIDA EN LA CAMPIÑA SEVILLANA

DE LAS DIFICULTADES. LAS MANERAS DE SUPERARLAS: ALBATROS

TRABAJOS DE UN CENTRO MUY ESPECIAL: CEPER LA MEZQUITILLA